LA POLITICA ME CONFUNDE









Como ya os dije en alguna ocasión, en este blog no se pretendía hablar de política, religión o fútbol, por ser tres asuntos comprensibles únicamente desde el uso de la fe y no de la razón. Si tenéis ganas de discutir de algún tema conmigo, no será precisamente de ninguno de los anteriores. Pero claro, lo que también es imposible es mantenerse al margen de la realidad. Y ésta, poderosa, nos confirma que, a nuestro pesar, somos animales sociales y políticos.

Pero, a mí, la política -como la noche- me confunde. Hasta hace muy poco, creía tener claro quien era el verde y el amarillo, el indio y el americano, el poli bueno y el poli malo, Bonie y Clyde, Ortega y Gasset... Pero es que ahora tengo un totum revolutum encima como un piano. Porque, aquí, ¿quién era el que apoyaba al trabajador y al eslabón débil de la cadena? Por contra, ¿en qué bando caían los explotadores, especuladores y caciques? ¿Quien no iba a renunciar nunca a unos principios sociales basados en la solidaridad, la igualdad, el laicismo y la justicia tributaria? ¿Quien iba a defender la libertad de mercado frente a toda intervención del Estado? ¿Y qué diablos es eso del Mercado? ¿Ya no es el de Abastos, con sus encurtidos, adobados y mollejas?

En medio de toda esta confusión, me preparo, una vez más y parece que no será la última, a participar en una huelga. ¡Qué aburrimiento, de verdad! ¡Si es que me he apuntado a todas! Y todo porque tenemos que pagar que alguien faltó a clase el día en que enseñaron los dos principios básicos de Don Pero Grullo:

1º.- Hay que gastar un poquito menos de lo que se ingresa. Siempre. Hasta cuando salen a pastar las vacas gordas.

2º.- No dejes que el ignorante te organice la fiesta. Entre pitos y flautas, se lo gastará todo: la mitad en pitos, y la otra mitad en flautas.

Pero, bueno, ya puestos en el ahorro y en el recorte, voy a aportar mi pequeña idea a los jefes de la cosa. En apenas unos meses comenzará otra carísima caza del voto para unas nuevas elecciones. De verdad, no gastéis ni un euro en ella. Ni veo la tele ni oigo la radio. No abro ningún sobre de propaganda electoral. Paso a toda leche la página publicitaria cuando leo los periódicos . Y no voy a ningún mitin. Y si os sirve de reflexión, aún estoy utilizando para notas las papeletas del “Partido Humanista para Personas Humanas (PhPh)” de las Europeas de 2003. Y están sin desembalar las del Partido Onanista y Funambulista (POF). No derrochéis tanto, por favor. Ya lo tengo absolutamente decidido. Esta vez no voy a votar contra nadie.

El logotipo virtual (hasta la fecha) proviene del blog de Escolar y, a su vez, de aquí.


THE MACCABEES

Hala, venga, relajémonos, que esto en cuatro días se olvida. Un poquito de música, buenas viandas y un Mundial de Fútbol y aquí no ha pasado nada. La música va de mi cuenta. Os presento a un grupo que está consiguiendo una buena cuadrilla de fanáticos. Con su tercer disco han arrasado y han conseguido unir a histéricas adolescentes e implacables gafapastas. Cuidado, que esta canción es pegadiza y no me la quito de la cabeza, lo cual tampoco está tan mal,porque la que anteriormente no se me iba ni a tiros era la del Chiquitito de los...

1 comentarios:

blog-g-mail dijo...

Me gusta lo de "Esta vez no voy a votar contra nadie." Donde Hay que apuntarse

Publicar un comentario