LODOS Y BARROS



  • Francia: 10 huelgas en los últimos meses.
  • España: 12 ediciones de “Gran Hermano”.


Eso explica por qué un trabajador francés se jubilará a los 65 años y uno español a los 70.


Del Blog: "A veces veo muermos"


ESAS PEQUEÑAS INJUSTICIAS

Os acordaréis de aquellos Tres Tenores de la catacumba de La Mandrágora. La Historia, que es caprichosa, relegó a Alberto Pérez al papel menor de los boleros y elevó a las cumbres de la fama a Joaquín Sabina. Pero en esa tierra de nadie quedó Javier Krahe. Recuerdo cómo lo disfrutamos en aquel mítico circuito compartido entre Arnedo, Calahorra y Alfaro, que demostró cómo la cultura siempre gana al compartir y no al dividir. (¡Cuánto dinero y esfuerzo nos hubiéramos ahorrado si aquel espíritu se hubiera mantenido en el tiempo!). Pudimos gozar con aquel artista sincero, autor de joyas preñadas de ingenio, de canciones de dobles y triples sentidos, de muñecas rusas en clave de sol.

Quizás por no haber variado mucho su registro, quizás por apostar por los pequeños cafés y teatros o porque no se le puso en el bullarengue, el caso es que la suya no ha sido una trayectoria de grandes éxitos. Pero sí que nos dejará decenas de historias tan bonitas como ésta. Es mi canción favorita y una muestra de que mis prejuicios no sirven (como debe ser) para nada. Si es impresionante en su versión original, recibe una estupenda vuelta de tuerca, en su "homenaje".

Y el tema: ¿alguien conoce un poema o una canción que ensalce con tanta elegancia la infidelidad?

Y digo que me trago los prejuicios porque esta enorme versión es de alguien que... como que no.





1 comentarios:

María Pilar dijo...

Me encanta Javier Krahe, tiene una manera muy diferente de expresar la música.

Publicar un comentario