CÓMO SALIR DE LA CRISIS.

Famosa foto que corre por la red



Uno de los regalos envenenados del concepto actual de globalidad es esa convicción fatalista de que nada podemos solucionar por nosotros mismos. Tan enormes y generales son nuestros problemas que parece que la solución también deberá ser compleja e incluso ajena a nuestras posibilidades. Pero, amigos, no desfallezcáis. Pensad, ante todo, que lleváis en vuestro interior, no Abanderado, sino un regalo de la naturaleza: ¡Sois españoles, coño! Nosotros no nos acojonamos a las primeras de cambio. Nuestra imaginación y capacidad de supervivencia son un regalo divino y, combinadas con nuestra proverbial picardía y con un “pormiscojonismo” históricamente documentado, no debemos temblar por nuestro futuro.

Ante obstáculos universales, estamos acostumbrados a buscar soluciones épicas. ¿Qué no sabemos cómo adentrarnos en la selva mejicana?, pues quemamos nuestros barcos y, como no queda otra, hala, para dentro y a la jungla a masacrar aztecas. ¿Qué nos sobran barcos y no sabemos cómo desarrollar una nueva Reconversión Naval?, pues nada, oye, enviamos toda nuestra flota a sucumbir en la tormenta perfecta de Trafalgar. Ejemplos, a miles en nuestra rica historia.

Lógicamente, estamos en tiempos modernos, como diría Chaplin , y ya no procede tanto belicismo y suelta de testosterona armada. Ahora “semos” europeos y, por lo tanto, más sutiles. La salida de la crisis será individual, pero a la vez masiva. Sólo necesitamos, como siempre, líderes sólidos y preclaros que nos enseñen el camino. Hernancorteses y Poncesdeleón del siglo XXI. No podemos luchar contra primas de riesgo voraces, pero podemos aliarnos con abuelas con encanto, pero también insaciables. Todo quedará en los lazos familiares. Salgamos de la crisis y busquemos nuestra salida carnal a este túnel oscuro. Sigamos el ejemplo resplandeciente de nuestro nuevo líder, el funcionario echaopalante.

Si os escasea la imaginación, os dejo un manual de instrucciones, una guía de recursos, y una foto de actuales millonarios, futuros divorciados:




De nada, a practicar

7 comentarios:

sagra dijo...

Pues la verdad, que si no tienes escrupulos es una forma de salir de la crisis. Pero sin animo de criticar a quien lo hace todo por dinero o posicion,yo me quedo luchando y salga el sol por donde quiera

Charlyté dijo...

Bueno, nótese la ironía del asunto. Yo también soy de estómago delicado. ¡Buff!

MACOCLAS dijo...

¡¡A esos años QUE MAS DA !! el estomago esta a prueba de BOMBAS .....

Mario dijo...

No es mala tu teoría compañero, je je, pero quizá yo escogiera al clásico entre los clásicos nacionales: El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de La Mancha que, tras durísimas batallas con molinos de crisis y pellejos de mercados, viérase recompensado con el amor de Dulcinea, también llamada estabilidad, crecimiento o creación de empleo. Claro que... ese amor siempre fue un sueño y, como dijo Calderón, "los sueños, sueños son", así que a tirar del carro toca.

Un abrazo.

Charlyté dijo...

El amigo Macoclas siempre ha gustado de guindillas y cayenas explosivas como aderezo, así que tiene el estómago preparado para todas las vicisitudes venideras.

¡Ay, Mario! El pobre hidalgo acabó como todos conocemos: lúcido y preclaro después de haber desvariado de lo lindo. Pero cuando encontró la luz, su cuerpo ya no le acompañaba para nuevas aventuras. Así que, o felices en el autoengaño, o tristes y vencidos por la realidad. Tiremos del carro, pues, pero no hagamos mucho el burro.

Un abrazo

María Pilar dijo...

Como bien dices seguiremos tirando del carro, y a ver por donde nos lleva el burro.

Charlyté dijo...

El burro es cabezón: a veces tira hacia el barranco y se despeña. Hay que guiarlo y no dejarle tomar decisiones

Publicar un comentario