Mátrix (o la banca) siempre gana




Aunque nunca se había ido, vuelve El Zoquete. Como podéis comprobar en el historial, su descanso coincidió con el fenómeno del 15 M. Este movimiento me fascinaba: se presentaba como esa ráfaga fresca que venía a aventar la caspa del traje del abuelo. Y aún me sigue atrayendo, a pesar de notarlo cansado, apesadumbrado y casi vencido. Al observar que prácticamente en todos los medios de comunicación se le estaba dando una cobertura y una interpretación que no me cuadraban, fui buscando las fuentes de información más cercanas. Uno a uno, fui dando tumbos por diferentes blogs y foros donde informarme de lo que estaba pasando.

El caso es que me enganché a un foro cuyo nombre me vais a permitir que no mencione. Lo frecuentaba tanto que era la única página que tenía en cuenta al encender el ordenador ( más Facebook, lo reconozco). En él coincidieron opinantes de diversa procedencia, inclinación y argumento. Pero, en su gran mayoría, contaban con algo en común: una capacidad extraordinaria de análisis y una forma de relacionar los acontecimientos muy notable. También era un lugar donde imperaba la educación y el respeto por la opinión de todo el mundo. Un vergel, vamos.

Observé, aprendí y al final (era inevitable) participé un poco. Han pasado el verano y el otoño y este foro ya no está tan activo. Quizás la dura realidad global o el desencanto de sus participantes sean los culpables de su escasa vidilla. Puede que el inicio del curso escolar los haya devuelto a sus clases o cátedras. Quizás hayan vuelto a sus blogs o Zoquetes particulares. La cuestión es que noto que todo está más marchito en aquel jardín.

Nada se iba a solucionar en aquel foro. El rodillo de los insaciables mercados iba a pasar de igual manera por los parterres de flores de sus ideas. El martillo pilón de la realidad ya nos ha despertado de aquel sueño dialéctico. Pero bueno, lo hemos pasado bien. Se ha teorizado sobre otro mundo posible, que no sé si será mejor o peor, pero sí diferente. Quiero creer que aquél era uno más de los miles de foros que pudieron nacer alrededor de ese ansia de regeneración. Soy feliz con el autoengaño. Pero también sé que ahora toca otra cosa: enfrentarnos a las verdaderas reglas de juego; volvernos a sentar en ese puesto de la cadena del que no podemos escapar; volver a soñar con esa primavera de la que ya sólo nos queda el recuerdo; convencernos definitivamente que daba igual tomar la píldora roja o la azul. Porque Matrix siempre gana.

Vuelve El Zoquete, hola a todos.

Y muchas gracias a EL ROTO.

10 comentarios:

LEOmuñoz dijo...

Busco a Neo y creo que no lo voy a encontrar dentro de ningún cadidato de los que pretender manejar Matrix. Seguiremos defendiendo Sión aunque el futuro se augure muy negro.

Chapeau por tu vuelta al Zoquete.

María Pilar dijo...

Como siempre ha sido un placer leerte, ya sabes que se echaba en falta. Un abrazo

COKE dijo...

Un gusto volver a leerte.Un abrazo

Anónimo dijo...

Quizás la solución para ver el mundo de otro color, pasa por tomarse las dos pastillas a la vez y además un par de chatos de vino (Rioja, claro).

Que bueno que volviste Carlos.

Michel

Charlyté dijo...

Un blog nunca será tan bueno como los comentarios que genera.
Muchas gracias, compañeros de camino. Me alegra encontraros a la vuelta

Charlyté dijo...

Pilar, cariño, cuídate, que en dos días ya tienes que volver a dar guerra

Anónimo dijo...

Un placer tu regreso, espero sigas deleitándonos con tus entradas.
Un saludo:
Julia

Anónimo dijo...

Encantado de reencontrarme con El Zoquete. Seguiré atentamente tus proximas entradas.

Toni Llena

Charlyté dijo...

Bienvenidos de nuevo

Chisco dijo...

Welcome back!!!

Publicar un comentario